1998

De cómo Anselmo de Piñones y CCyLB dan el salto a la Red sin red

Muy sensibles con el entorno, CCyLB se implicaron en diversos actos y eventos de trascendencia local. Por entonces, los dirigentes municipales pretendían instalar en la ciudad un nuevo tipo de acelerador de partículas de reacción nuclear, que iba a ser la panacea universal de la energía. En realidad, se trataba de un basurero nuclear encubierto.

Canisio Culeras y Las Berretes

El Rubiatrón

Hubo una serie de protestas, muy ruidosas y agresivas, y CCyLB decidieron crear una pieza musical que hablara del tema, a la que llamaron Siniestro Parcial en el Laboratorio. Dicha pieza fue un éxito inmediato entre sus acólitos.
Este fue el momento en que la Berrete Curro Matachín fue invitado en la Universidad de Veterinaria a participar como Matarife, en las disecciones anatómicas y diuréticas de la asignatura Matacía y Cuernos Parejos.

Canisio Culeras y Las Berretes

Catedrático en Matacía

Recuerdo que acudimos en tropel a escuchar varias de sus disertaciones, en la que una carretada de alumnos se apelotonaba bajo su cabeza sin perder ripio de su disertación.

Canisio Culeras y Las Berretes

Primiano Iturbe, locutor de Radio Canisio

Todos los jueves tenía lugar en El Laterío una tertulia radiofónica, presentada por Primiano Iturbe, en la que participaba el grupo al completo. En aquellas pláticas repasaban la historia de la Polka, su origen, fragmentación, adaptación al entorno y efectos colaterales.

Canisio Culeras y Las Berretes

Tertulia en radio Canisio

Debo decir que Radio Canisio seguía siendo ilegal, ya que los próceres no tenían a bien legalizar la emisora. Aún así, seguía emitiendo ininterrumpidamente durante todo el día. Gloria servía Néctar de Ciruela Agria sin descanso, serpenteando entre las mesas con su habilidad innata y el local estaba lleno todos los jueves para asistir a estos cenáculos. Los asistentes guardaban un silencio silente, tan solo interrumpido por algún “hevy-pop-jazz” aislado que algún fan extasiado no podía reprimir. Las tertulias solían concluir al amanecer, haciendo surf en el río Ebro, una de las aficiones preferidas del grupo.

Sala Multiusos

Un acontecimiento muy importante que se festejaba, era el día llamado de Aragón, una evocación de la lucha entre San Jorge y un Dragón, y algo más que hizo que se convirtiera en el día de Aragón, pero no recuerdo con exactitud el qué.

Canisio Culeras y Las Berretes

Cartel del show

Con motivo de dicha conmemoración, se celebró en el Auditorio, en la Sala Multiusos, un espectáculo del grupo Siniestro Total, al que acudió CCyLB como invitado.

Siniestro Total

Siniestro Total

Siniestro Total no era de la ciudad, sino de Vigo, un lugar muy cercano a Finisterre, el fin del mundo, y tenían gran trayectoria y numeroso público acudía a sus conciertos.

Sala Mulltiusos

Sala Mulltiusos

CCyLB recibieron la invitación con agrado ya que era el local más grande que existía en la ciudad, por lo que el llenazo podía ser antológico. Prepararon el show con nuevas coreografías y una cuidada selección de piezas musicales de gran formato y repercusión fónica. Durante varios días se encerraron en Las Minas y me encargaron la tarea de impedir que nadie los molestase, cosa que hice con gran celo y diligencia.

Canisio Culeras y Las Berretes

Tonel de Ulpianovice

Justo entonces recibí una nueva remesa de Ulpianovice muy mejorado, tanto es así que casi no lo diferenciaba del Slivovice. Envié una carta electrónica a Ulpiano, el latifundista de Épila, para expresarle mis felicitaciones y pedirle unos barriles de su destilado para el espectáculo del día de Aragón.
Alma Leh y MariMar Iscal llenaron la ciudad con carteles de todos los tamaños anunciando el evento; contrataron a banderilleros y muletillas, a quienes encargaron entregar a los viandantes banderillas con adornos de pitones; diversos escolanos procedentes de la Hospedería del Pilar repartieron en procesiones nocturnas insignias del grupo bendecidas y en las plazas hubo degustaciones gratuitas de Mouse de ciruelas disecadas y Néctar de Ciruela Agria helado que hizo las delicias de la chiquillería.

Canisio Culeras y Las Berretes

CCyLB en el camerino de la sala Multiusos

“¡Qué preparativos, Tomates y Cebollas! Esto iba a ser algo omnumiscente
El día señalado, el Auditorio estaba a rebosar de seguidores de CCyLB vestidos con el uniforme de gala: camiseta y gorra negra con el emblema del grupo.

Canisio Culeras y Las Berretes

Fans en los camerinos de las sala Multiusos

Hubo algunos, más atrevidos, que osaron llevar unas vestimentas similares a las que Pietro di Scala hizo para el grupo aunque no tan demoledoras. Aun así, daban un aire colorido y festivo al público.

Canisio Culeras y Las Berretes

En esta instantánea obtenida por mi hermano de padre Fulgencio, aparece la Berrete Nicanor Pé junto a Siniestro total

Ya en los camerinos hubo un tête à tête entre CCyLB y Siniestro Total, con intercambio de destilados, hierbas aromáticas y una tonadilla que les unió en franca camaradería: Grândola, Vila Morena.

Canisio Culeras y Las Berretes

CCyLB en el escenario de la Multiusos

Este clima de armonía festiva se trasladó al escenario del Auditorio por parte de ambos grupos.

Canisio Culeras y Las Berretes

El show fue espectacular de inicio a fin, como así lo reflejó toda la prensa local

Canisio Culeras y Las Berretes

Reseña del evento en la prensa

Canisio Culeras y Las Berretes

Si alguien antes del espectáculo nunca había escuchado a CCyLB, desde la tercera pieza musical ya se identificó plenamente con el grupo, su actitud y su virtuosismo

Canisio Culeras y Las Berretes

Canisio dejó al público boquiabierto por la potencia de sus berridos y su entonación multitímbrica

Canisio Culeras y Las Berretes

Dejaron a los asistentes completamente entregados, en un éxtasis diurético, sensorial y etílico, que aprovechó Siniestro Total para rematar la faena

Y allí estaba yo, Anselmo de Piñones, para ser testigo y cronista de estos sucesos, en el año del Señor de 1998.

Albergue Allucant

Canisio Culeras y Las Berretes

Cartel del show

Un acontecimiento muy interesante era la observación de unos pájaros, las Grullas, en su tránsito estacional. Se refugiaban en la laguna de un lugar llamado Gallocanta, no muy lejos de Zaragoza.

Albergue Allucant

Albergue Allucant

Gallocanta

Cada año, en la misma fecha, acudían a Gallocanta cuantiosos estudiosos y numerosos curiosos para indagar en el estudio de las Grullas

Era costumbre celebrar una fiesta para festejar el acontecimiento, y ese año un antiguo amigo de la Berrete nº 50, Carlos Pardos, invitó a CCyLB a dar un espectáculo en el afamado Albergue Allucant, lugar obligado de visita como avituallamiento de viandas y destilados en la redolada.

Canisio Culeras y Las Berretes

El Albergue Allucant lo dirigía un entrañable personaje, llamado Javi Metal, quien se ofreció al grupo en todo momento y les dio aposento, raciones de paella colectiva, y Sangría filantrópica

Canisio Culeras y Las Berretes

Cartel del show elaborado por Carlos Pardos

Ese año había en el albergue una convención de seguidores de la serie Doctor en Alaska, llegados de toda España, que se sumaban a los visitantes ornitológicos.

Canisio Culeras y Las Berretes

Todos los actos eran comunales y el grupo fue muy bien acogido por los asistentes

Javi Metal regaló Muquetas y CD del grupo para calentar el ambiente, pero apenas hizo falta. La noche anterior al show una muchedumbre ya imitaba el estilo rembético del grupo y los más temerarios ya exclamaban algún tímido “hevy-pop-jazz”. Había tanta gente que durmieron en los coches y furgonetas, algunos incluso al aire libre.

Canisio Culeras y Las Berretes

CCyLB en las pruebas de sonido intentando pasar desapercibidos

El espectáculo fue apoteósico. Recuerdo que las paredes del albergue temblaban cada vez que Canisio tocaba el triángulo y algunas de las piezas corales, interpretadas a capella, estremecieron las tripas de muchos de los presentes no habituados a esta vibración, quienes colapsaron los excusados del albergue. La sala era bastante pequeña y hacía tal calor que el público se echaba encima la bebida para calmar los efluvios. Durante todo el show no pararon de corear las piezas del grupo con poco estilo pero mucho frenesí.

Canisio Culeras y Las Berretes

No recuerdo más, tengo una pequeña laguna nemotécnica

Al amanecer estábamos a pie de la laguna, contemplando las Grullas y tomando un destilado caliente creación personal de Javi Metal de exquisito paladar.

Y allí estaba yo, Anselmo de Piñones, para ser testigo y cronista de estos sucesos, en el año del Señor de 1998.

Mayo Mestizo

La sala Morrissey celebró una serie de espectáculos englobados bajo el rimbombante nombre de Mayo Mestizo, y su dueño, Tito, incluyó a CCyLB dentro del ciclo.

Taberna Morrissey

Taberna Morrissey

La Morrissey, la taberna del episodio de la sonda, estaba decorada al más puro estilo irlandés y era frecuentada por la avantgarde de la ciudad. Grupos y cofradías de muy diversa índole y de lo más heterogéneo tenían cabida en el evento.

Canisio Culeras y Las Berretes

Flayer del Mayo Mestizo

Alma Leh y MariMar Iscal optaron esta vez por una publicidad minimalista: solo hicieron un cartel. Primiano Iturbe realizó una encuesta entre la población, instándoles a pronunciar el nombre del grupo. El resultado fue exorbitante: de veintiséis mil setecientos ocho encuestados, únicamente el dos por ciento era capaz de recordar y pronunciar el nombre del grupo. Mis estudios acerca de la Conformidad de la Aquiescencia Nemotécnica y Lingüística, iban en buen camino.
Un rato antes de comenzar el espectáculo, acudí con Gloria al camerino. El grupo estaba en la gloria, puesto que el camerino estaba instalado en el almacén de la taberna, y estaban haciendo un gran aprecio de lo que allí había acumulado.

Canisio Culeras y Las Berretes

Fui convidado a un brebaje mezclado y destilado por Canisio, de tal magnitud y estrépito, que me provocó un serio problema de lucidez durante buena parte de la noche

Canisio Culeras y Las Berretes

Las diatribas rítmicas provocaron una eyección de masa coronal entre parte del público

Tengo recuerdos obnubilados del show. Acudí en varias ocasiones al camerino a buscar algunos destilados a requerimiento del grupo. El signo secreto era cuando alguna Berrete se santiguaba. Entonces yo debía de acudir con otra ronda.

Canisio Culeras y Las Berretes

La falta de espacio en el escenario obligó al grupo a ejecutar las coreografías sin moverse de su sitio

La taberna estaba llena hasta los topes y acercarse al escenario era una tarea complicada. Gloria fue de gran ayuda en este menester ya que era capaz de llevar numerosas botellas a la vez sin que se le cayeran.

Canisio Culeras y Las Berretes

Las Berretes a punto de provocar un altercado por la falta de destilados en el escenario

En lo musical no puedo precisar mucho, pues el sonido era netamente espeso y carrañoso. Sí que los aplausos, gritos, silbidos y empujones entre el público denotaban un buen ambiente y asombrosa vibración.

Canisio Culeras y Las Berretes

Coreografía del Culo de Fresa

Esta vez no se instaló el puesto habitual de mercadeo por falta de espacio en la taberna, y vi cómo varias personas se quitaban sus camisetas con el emblema del grupo, y las vendían por precios exorbitantes. A los compradores no les importaba que estuvieran sudadas o que fueran de otra talla. Se las ponían con total beneplácito y displicencia, y continuaban aplaudiendo, gritando, silbando y empujando con bríos renovados.
El espectáculo se grabó en un aparato llamado Mini-Disc y más tarde fue editado por MU Records con el título de Morroshey.

Y allí estaba yo, Anselmo de Piñones, para ser testigo y cronista de estos sucesos, en el año del Señor de 1998.

Móstoles

Como un hito puede calificarse la llamada por sorpresa que recibieron CCyLB para participar en una macrofiesta conmemorativa del 50 Aniversario de la Declaración de los Derechos Humanos.

Canisio Culeras y Las Berretes

Cartel del show

Canisio Culeras y Las Berretes

Los porteadores montan el escenario

El show se celebró en Madrid, en un parque hercúleo situado en Móstoles. Antes del show hubo una disertación de la Asociación Local de Columbicultura que regaló una paloma a cada uno de los asistentes.

Canisio Culeras y Las Berretes

Flayer del show

Canisio Culeras y Las Berretes

Flayer del show

Para el grupo habían preparado una jaula con seis parejas torcaz, seis dúculas, seis tórtolas y seis collarinas blancas que más tarde trocaron en Calatayud por once litros de Sangría.

Canisio Culeras y Las Berretes

El acto lo presentaba una política nacional de gran talla, Cristina Almeida, quien derrochó una grandilocuente verborrea para presentar al grupo

Canisio Culeras y Las Berretes

Mi hermano de padre Fulgencio obtuvo estas instantáneas del momento

Poco después, y justo antes de iniciarse el show, una nube de palomas se aposentó sobre su Cámara Kirkian y su tomavistas, dejándolos inservibles con sus deposiciones, tan potentes como el cemento armado.
El espectáculo fue bastante hermético en las piezas interpretadas y se dilató en el tiempo más de lo necesario, para mi supino entender. Las coreografías fueron abigarradas y con plenitud de matices entresacados del Canon Chaparrense Ilustrado.

Canisio Culeras y Las Berretes

El público fue poco participativo, debido en gran parte a la ingesta de un destilado llamado Queimada

Canisio Culeras y Las Berretes

que los fue tumbando sobre la hierba poco a poco.

Canisio, muy habituado a tratar con personajes ilustres, actuó como embajador del grupo en todos los actos y cautivó a los presentes con su elocuencia. Tras el espectáculo la gente se dedicó a saltar hogueras y tomar más Queimada, hasta que amaneciendo abandonamos el lugar.

Y allí estaba yo, Anselmo de Piñones, para ser testigo y cronista de estos sucesos, en el año del Señor de 1998.

La Seo

Canisio Culeras y Las Berretes

Reapertura de La Seo

La catedral más importante de la ciudad, la Catedral del Salvador, llamada popularmente La Seo, tras casi veinte años de obras, se reabrió con la presencia de eclesiásticos, políticos, una tropa de personajes eminentes, figurantes y gorrones profesionales.

Canisio Culeras y Las Berretes

Como espectáculo de gran valor añadido, invitaron a CCyLB a desfilar en el exterior de la catedral

Canisio Culeras y Las Berretes

y posar para un reportaje fotográfico, con las vestimentas diseñadas por Pietro di Scala.

Canisio Culeras y Las Berretes

CCyLB acudió con una plétora de trabajos manuales preparados y un aparatoso artefacto instalado sobre un carretillo, donde iba colocado un expendedor de destilados, camuflado bajo una figura imponente con el emblema del grupo.

De vez en cuando regalaban un pequeño carnúz envuelto en papel de estraza a los transeúntes, hacían una coreografía volátil y vertiginosa o se comían un polvorón al unísono gritando con la boca llena: Zaragoza.

Primiano Iturbe realizó una encuesta entre la población, instándoles a pronunciar el nombre del grupo. El resultado fue nimio: de cien mil cuatrocientos sesenta y dos encuestados, únicamente el dos por ciento era capaz de recordar y pronunciar el nombre del grupo. Mis estudios acerca de la Conformidad de la Aquiescencia Nemotécnica y Lingüística estaban dando su fruto.

Y allí estaba yo, Anselmo de Piñones, para ser testigo y cronista de estos sucesos, en el año del Señor de 1998.

El salto a la Red

Unos acólitos empedernidos de CCyLB crearon la primera página web del grupo. En ella se podían ver fotografías, escuchar piezas sonoras, visionar un vídeo de un show, leer diversa información de los espectáculos y coreografías, comprar productos de mercadeo del grupo, y además se ofrecía un hecho insólito: dibujos animados que representaban a Canisio y cada una de las Berretes.

Malavida

Revista Malavida

La animación fue realizada por un eminente monigotero local, Xcar, quien sintetizó el espíritu del grupo con una serie de trazos poliédricos y romboides, que trasmitían plenamente la idiosincrasia de CCyLB. La página web fue aumentada con el tiempo, tuvo numerosas visitas y fue un éxito clamoroso. Estuvo colgada en la Red hasta que recientemente fue reemplazada por este Blog.

Y allí estaba yo, Anselmo de Piñones, para ser testigo y cronista de estos sucesos, en el año del Señor de 1998.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s