1999

De cómo Anselmo de Piñones y CCyLB ennoblecen las fiestas

Gloria quería vender El Laterío. Ansiaba volver a su hogar y yo me debatía entre mi obligación con el grupo y mis deseos de estar con ella. Todavía guardaba mi Cabodaño y me rondaba por la cabeza pedirla en nupcias. Además, un grave estrapalucio en el Ordenador me impedía mantener mi correspondencia habitual y estaba incomunicado con el mundo.

Canisio Culeras y Las Berretes

El Ordeñador

Un día, en plena efervescencia del Néctar de Ciruela Agria, entablé conversación con un curioso y prolijo personaje, al que llamaban misteriosamente Paco de Lucía.

Canisio Culeras y Las Berretes

Paco de Lucía

Si bien no era un experto en Ordenadores, aseguraba conocer la panacea universal que lo arreglaba todo. Vivamente interesado por el tema, le rogué me diera más detalles. Paco de Lucía poseía la extraña habilidad de sacar del bolsillo de su camisa los cigarrillos encendidos. Lo observé en numerosas ocasiones pero no logré descubrir de qué manera lo hacía.

Canisio Culeras y Las Berretes

Windows 98 a pleno rendimiento

Me aseguró tener la panacea universal para los Ordenadores: un sistema nuevo, llamado Windows 98 Segunda Edición, el mejor y más novedoso. Tuve que hacerle insistentes peticiones y asegurarle una entrada en primera fila para el próximo show del grupo, a cuenta de que me instalara semejante maravilla. A los pocos días, volvió de nuevo por El Laterío y después de un buen rato de trastear con el Ordenador, lo dejó como nuevo. Eso sí que fue un suceso extraordinario, “Tomates y Cebollas”. Ya pude manejar de nuevo mis comunicaciones y lo primero que hice fue poner un anuncio en la Internet para vender El Laterío.

Santa Águeda

CCyLB recibieron una invitación para participar en un espectáculo, en la población de Daroca, que concitaba y aunaba varios propósitos: reclamar una carretera nueva, celebrar la festividad de Santa Águeda de clara connotación femenina, y reunir para ello a un elenco de artistas y activistas de primera plana local.

Canisio Culeras y Las Berretes

Cartel del show

El lema del evento era:Autovía por Daroca. Además de diversos actos menores como hogueras y chocolatadas, también hubo eventos más lúdicos, como las competiciones de silbidos inarmónicos, el lanzamiento de cirios, los torneos de aguachinar vino y los concursos de arguellaus, muy de moda por entonces.

José Antonio Labordeta

El Abuelo

Entre los participantes se encontraba José Antonio Labordeta, el Abuelo, a quien el grupo ya conocía de diversas andanzas que rememoraron en la fastuosa cena con la que fuimos obsequiados por la dirección del evento.

Canisio Culeras y Las Berretes

El Abuelo, Petisme, Berrete Curro Matachín, Berrete Nicanor Pé y Canisio Culeras

Mi hermano de padre Fulgencio obtuvo esta instantánea de la mesa presidencial, momentos antes de comenzar el banquete.
El show tuvo lugar en el pabellón de Daroca y debido a la cantidad de solistas, grupos, hermandades y agrupaciones que iban a participar, CCyLB dispusieron de escaso tiempo para su función. Decidieron interpretar tantas piezas como fuera posible. Iniciaron su espectáculo ejecutando varias piezas seguidas sin pausa, unas cinco o seis, hasta que la organización les hizo la señal convenida para terminar.
El grupo terminó con la pieza Tortura interpretada a seis voces y diecinueve instrumentos. Su exégesis estaba sacada del mamotreto “Manual de Taurología Hermética”, y constaba de: un andante modulante, un scherzo pastorale y un rondó finale.

Canisio Culeras y Las Berretes

Manual de Taurología Hermética

Fue muy bien acogida entre los presentes ya que fue considerado un guiño hacia Daroca por la relación de la pieza sonora con los famosos Corporales. “¡Qué tontería, Tomates y Cebollas!”, pensé en mis adentros. Aun así, respeté su opinión, pues el público siempre es soberano.

Canisio Culeras y Las Berretes

Retortijón suave y delicado para guardar un placentero recuerdo

Y soberano era el destilado denso y profundo que nos ofrecieron en el pabellón. Su aroma era bastante empireumático, con un ligero regusto a heliotropo. No podía competir con ninguno de mis amados destilados de ciruela pero me produjo un retortijón suave y delicado del que guardo un placentero recuerdo.

Canisio Culeras y Las Berretes

Reseña del evento en la prensa

Los periódicos locales mostraron en su portada una foto del grupo como noticia importante del evento.

Y allí estaba yo, Anselmo de Piñones, para ser testigo y cronista de estos sucesos, en el año del Señor de 1999.

El Corpus

Moratha

Moratha

Moratha

Mariano el Porrero Medieval

Un aguerrido personaje llamado Moratha contrató a CCyLB para que volvieran de nuevo a Daroca, y dieran su espectáculo en un macroconcierto con otros grupos, festejando la festividad de El Corpus y bajo el reivindicativo eslogan deAutovía por Daroca. Al parecer, los naturales del lugar habían quedado impactados con el grupo por su exitosa interpretación tiempo atrás y deseaban verlos en un espectáculo completo.

Canisio Culeras y Las Berretes

Cartel del show

El show tuvo lugar en el Pabellón, el mismo sitio de la otra vez, y presentaba un lleno total. Los camerinos eran un ir y venir de fans del grupo, curiosos y gorrones habituales.

Canisio Culeras y Las Berretes

Slivovice

Yo había reservado para el momento mis últimas botellas de Slivovice que compartí con los muchachos. Ellos andaban extremadamente ocupados con sus trabajos manuales y los últimos preparativos. En este concierto, y dada la celebración, decidieron salir a escena en trance, inducidos por el formidable legajo “Experiencias Extracorporales: El Sendero PicassoVisión”.

Canisio Culeras y Las Berretes

Experiencias Extracorporales: El Sendero PicassoVisión

Interpretaron en la primera parte una combinación de cánticos unicordes con música bufa, y una segunda parte absolutamente rembética y pasional, con mucha presencia de la Blandurria y el Guitarrico Amplificao.

Canisio Culeras y Las Berretes

Una parte de los asistentes se deshizo por dentro

Un sector muy amplio del público se deshizo en aplausos, gritos y berridos; otra parte de los asistentes se deshizo por dentro y tuvo que ausentarse rápidamente del pabellón,colapsando los excusados más próximos. Se realizó un registro sonoro del show por parte de Raúl Monclús, conocido del grupo, que más tarde editaría MU Records en formato casete con el título de Despeñados.
Moratha y sus huestes obsequiaron al grupo con diversos destilados caseros, recios y poderosos, que servían delicadamente con pozales y aguamaniles.

Canisio Culeras y Las Berretes

Acólitos Anónimos remojándose los pies en tinto añejo

Moratha propuso que el grupo fuera elegido hijo adoptivo de la localidad, entre grandes vítores y fanfarrias. La ceremonia fue rápida y se celebró en la antigua estación, rodeados de bidones llenos de destilado casero y de una muchedumbre impávida. Moratha peguntó al grupo: “¿Queréis?”. El grupo dijo: Queremos. Tras ese sencillo ritual, fueron arrojados dentro de los bidones mientras la gente gritaba “hevy-pop-jazz” con gritos enardecidos. Canisio no salía y hubo que sacarlo a empellones, pues quería beberse todo el bidón antes de salir y las Berretes no se lo consintieron, fueron ellas quienes terminaron con todo el destilado existente en Daroca, hecho que todavía permanece en el imaginario colectivo.

Canisio Culeras y Las Berretes

CCyLB posan como hijos adoptivos de Daroca

Fue así, de esta guisa, como se convirtieron en hijos adoptivos del lugar.

Y allí estaba yo, Anselmo de Piñones, para ser testigo y cronista de estos sucesos, en el año del Señor de 1999.


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s